• Subcribe to Our RSS Feed

Fobias

La fobia es una reacción de miedo desproporcionado ante la presentación o anticipación de estímulos o situaciones concretas. Mientras que el miedo es una respuesta innata y adaptativa, ante un peligro real, la fobia es aprendida normalmente a raíz de algún acontecimiento pasado, sin que el objeto causante del miedo suponga un peligro real. Estas son algunas de las características indicativas de miedo fóbico:

* La reacción de miedo es desproporcionada con relación al peligro que el estímulo en concreto puede desencadenar
* Aún cuando la persona es consciente de que no se trata de un peligro real, no puede controlar su reacción.
* La persona tiende a evitar el estímulo o situación temida.
* El miedo persiste a lo largo del tiempo.
* La respuesta no es específica de una determinada edad.

Otros síntomas más importantes:

* Síntomas fisiológicos: Aumento de la actividad del sistema nervioso autónomo con un aumento de la tasa cardiaca y respiratoria, sudoración, boca seca, nudo en el estómago, naúseas, diarrea, elevación de la presión arterial, hormigueo en las extremidades, mareo, vértigo…
* Síntomas psicológicos: Se dan numerosos pensamientos o creencias sobre la situación o estímulo temido y sobre la capacidad para afrontarlo. Hacer interpretaciones subjetivas sobre cómo son sus reacciones fisiológicas, junto con la aparición de imágenes negativas sobre lo que le puede ocurrir.
* Síntomas conductuales: Huir del estímulo o situación temida. Evitar ir a lugares o contextos donde el causante del miedo pueda aparecer la persona aquejada de este tipo de fobia va reduciendo el número de lugares por los que solía moverse, evitando sentir el malestar que le provocan.

Fobias simples o focales:

* A animales o insectos: arañas, pájaros, ratones…
* A estimulos relacionados con la enfermedad: sangre, inyecciones, heridas, dolor…
* A transportes públicos: avión, metro, túneles, puentes, coches…

Existen también fobias simples relacionadas con el miedo al ahogamiento, al vómito, al contagio de enfermedades, al polvo, etc. A consecuencia de esto sus relaciones sociales, hobbies, trabajo, etc, también se ven reducidos. Esto implica que sea muy fácil caer en una depresión y desarrollar un bajo autoconcepto.